10 de junio de 2013

Señor Mosca



El señor Mosca lleva dando vueltas todo el día, vueltas alrededor de las cosas sin ningún sentido ni ningún fin. Su preocupación no va más allá de lo que se encontrará tras ese frutero. Y cuando gire, otra vez a empezar. El señor Mosca oye, pero no escucha; mira, pero no ve; camina, vuela, pero no avanza. Hace tiempo que se encuentra sumido en una especie de estado catártico en el que las horas se deslizan a su alrededor como remolinos de aire, pero sin despeinarle ni un pelo; mientras, los problemas se amontonan a sus espaldas. Pero ya se sabe: ojos que no ven...

El señor Mosca no trabaja, fuma, bebe y hace caso al médico que nunca recomienda lo que los otros nueve. Y lo hace sin querer. Es especialista en tirar su vida por la borda sin que nadie se entere; ni siquiera él mismo. No se confundan, el señor Mosca no es tonto. El señor Mosca es inteligente y astuto, pero utilizar esas capacidades requiere esfuerzo y prefiere vagar en el espacio y el tiempo. Sabe que algún día todo esto tendrá que acabar. El señor Mosca sabe que posiblemente su fin llegue de la forma más tonta y en el momento más inesperado. Y como lo sabe, vuela, camina, vaga y levita sin dedicar su tiempo a nada y a nadie más, porque si hay algo que odia es tener que dejar las cosas a medi

s.